Viste La Calle Viste la Calle

BLOG

11101

Ghost World, una de las películas pioneras del estilo geek

En Blog, Moda, Cine y Televisión | Por Andrea Martínez Maugard junio 6, 2015

Antes de convertirse en la mujer más sensual del mundo, la modelo perfecta de Dolce & Gabbana y la superheroína de Marvel Black Widow, Scarlett Johansson, aparecería en distintas películas de géneros familiares. Pero el año 2001, llamaría la atención de todos como la mitad de un dúo de amigas símbolo del estilo más geek de principios del 2000. En “Ghost World”, la adaptación al cine de la novela gráfica de Daniel Clowes, Johansson encarnaría a Rebecca, mientras Thora Birch sería Enid, las chicas con más estilo y desesperanza de un pequeño pueblo donde terminaron de estudiar en la secundaria.

Bajo una eterna amistad, los dos personajes femeninos muestran situaciones cotidianas y una rutina que las tiene ligadas fuertemente a su pueblo natal. No obstante aquello, Enid siempre parece buscar algo distinto y con ello, considera ir a otro lugar a la universidad. La película muestra de qué manera va cambiando la amistad, hasta dar con otras situaciones que influyen en ella como la aparición de un hombre mayor bastante particular –interpretado por Steve Buscemi–, o el amor en secreto que ambas profesan por Josh, interpretado por el fallecido actor Brad Renfro.

Poleras estampadas, referencias a cómics famosos, una adoración por lo retro y particulares estilos propios para cada personaje, ayudaron a convertir a la película en una de culto. El director Terry Zwigoff llevaría nuevamente al cine otra historieta de Clowes el 2006, con “Art School Confidential”, la cual no alcanzaría la popularidad de Ghost World. Pero además, la película de Johansson sería una de las pioneras en mostrar el estilo geek, el mismo que adora elementos más alternativos y específicos, libros o estilos antiguos, que posteriormente también se harían popular con series como “The big bang theory” y la inclusión de la tecnología.

Fotos:  Videovortex, Imgkid, Standbyformindcontrol.

Dejar un comentario »